Go to Top

Las piernas y las varices

No deje pasar más tiempo para encontrar una solución a sus varices.

Las varices son un problema bastante común entre las mujeres, pero no exclusivo de las féminas. Las varices son dilataciones venosas causadas por una acumulación de sangre. Ésta se debe a la dificultad para realizar un retorno eficaz de la sangre al corazón. Las varices se forman, entre otros motivos, porque las válvulas venosas no cierran bien, lo que provoca que la sangre se empiece a acumular en una determinada zona, haciendo que las venas se ensanchen y se dilaten.

Estos problemas circulatorios se dan principalmente en las piernas, pero también se pueden manifestar en otras zonas como el esófago, la región anal o los testículos.

Entre los síntomas que pueden ocasionar las varices en las piernas encontramos:

  • Hinchazón
  • Sensación de pesadez
  • Picor
  • Aparición de varices con venas visibles
  • Dolor
  • Calambres y sensación de acorchamiento
  • Edemas
  • En fases avanzadas pueden darse úlceras, sangrado en varices u oscurecimiento de la piel

Dentro de los que denominamos varices se pueden distinguir dos tipos:

  • Las varices estéticas, que suelen presentarse en mujeres de entre 30 y 50 años que presentan las llamadas arañas vasculares, que no suelen ocasionar graves problemas, sino que son más bien una cuestión estética.
  • Las varices médicas que se dan principalmente entre mujeres de más de 50 años y también en hombres que, por su profesión, pasan muchas horas de pie. Estas varices son más profundas, causan alteraciones fisiomédicas y pueden acarrear otras complicaciones y problemas mayores como trombosis.

En cuanto a las causas de la aparición de las varices la primera y más común es la hereditaria, ya que las válvulas de las venas son de mala calidad y, poco a poco, se van desarrollando las varices.

Si a ello se añaden problemas hormonales, de exceso de peso o hábitos diarios como tener que pasar muchas horas de pie o sentado, el riesgo de que aparezcan problemas de varices es mayor.

Los embarazos son también un momento de riesgo. Hay más alteraciones y cambios hormonales, mayor peso y la presión en la zona pélvica. Todo esto junto con otros factores propios del embarazo agrava el riesgo de tener varices.

Si tienes alguno de estos problemas, no esperes más. Hay una solución para tu caso. Pide una cita con la doctora Vallejo. Cuenta con más de 12 años de experiencia en el tratamiento de las varices y podrá proponerte un plan a medida.

 

Permítanos ayudarle

 Queremos conocer su caso para explicarle todo lo que podemos hacer por usted para que desaparezca su problema de varices.